Esta pregunta me hacen con frecuencia familiares, amigos y vecinos. Por este motivo, me permito compartir algunos elementos técnicos para tener tranquilidad.

Elemento estructural: columnas, vigas o trabes, losas y muros de carga.

Muro de carga: es un elemento común en las casas habitación de hasta tres pisos, ya que reciben el peso de la losa (techo) para distribuirlo hacia abajo. Pueden ser de tabique rojo recocido, block de concreto, o concreto, los más comunes.

Muro de relleno o división: elementos que tapan los “huecos” dejados por los elementos estructurales como son las columnas y las trabes, usualmente de tabique rojo recocido, block de concreto o tabla roca; reciben carga por lo que se dañan. No afecta al inmueble, sólo se repara y listo.

Es común llamar a todo grieta, incluso cuando no es así, ya que éstas las podemos clasificar en tres tipos diferentes: Fisura: es una línea delgada en columnas, vigas o trabes, techos y muros. Muchas de éstas son superficiales y sólo afectan el recubrimiento o acabado de los elementos de construcción.

Grieta: muestra una separación importante, mayor a dos milímetros, no son importantes si no afectan algún elemento estructural. Si afectan un elemento estructural requiere la inspección de un Director Responsable de Obra (DRO, antes perito) para determinar su condición y grado de gravedad (riesgo).

Fractura: puede verse a través de ella de un lado a otro, no son importantes si no afectan algún elemento estructural. Si afectan un elemento estructural son graves y se requiere la inspección de un Director Responsable de Obra (DRO, antes perito) para determinar su condición, grado de gravedad y afectación al resto de la estructura, porque pueden ser peligrosas.

¿Qué debemos cuidar en un departamento?

Que no haya grietas o fracturas en los elementos estructurales mencionados, pues puede poner en riesgo el resto de la estructura. De ahí en fuera no hay riesgo y aunque genera una sensación de gran inseguridad, en realidad no lo es. Por este motivo, recibo muchas quejas sobre que en el trabajo los han obligado a laborar en edificios dañados, y al mostrarme fotografías los daños son estructurales; fachadas mal ancladas, ventanas rotas, plafones, muros divisorios, canceles, recubrimientos, yeso, etcétera, los cuales pueden resolverse con un buen trabajo de albañilería.

¿Por qué se caen fachadas, recubrimientos o plafones?

Los elementos estructurales se diseñan para soportar carga, vientos (si son muy altos) y por supuesto sismos. Sin embargo, los materiales de acabado no se diseñan para soportar cargas o fuerzas más allá de las que fueron diseñados; son digamos, adornos para que la construcción se vea mejor, y debido a su fragilidad sufren por el fenómeno de torsión que se presenta durante un sismo, que hace que estos caigan, se rompan o agrieten, causando una sensación de inseguridad y temor de estar en una habitación donde se encuentran estos daños.

Protección civil, al haber fachadas dañadas, inmediatamente acordona por seguridad y debido a lo aparatoso de la imagen que presente el edificio, lo desaloja para esperar el dictamen del DRO correspondiente, así que algunas delegaciones dividen los riesgos en tres tipos:

A (verde); no se precipitó material, pero se presentan fisuras, grietas o fracturas en elementos no estructurales.

B (amarillo); hubo precipitación de material y se presentan fisuras, grietas o fracturas en elementos no estructurales y en algunos estructurales.

C (rojo); se presentan fisuras, grietas o fracturas en elementos y estructurales, que pueden presentar colapso inminente.

En cada sismo hay factores como magnitud, profundidad, tipo de suelo, duración, ángulo de impacto e incluso la geometría y peso de la construcción. Todos sumados dan la resultante final.

Fuente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here