Algunos expertos en la materia afirman que el la planta de castor o crotón proviene del continente africano, más precisamente de Somalia. Otros aseguran que su origen se encuentra en el antiguo Egipto.

Independientemente de su procedencia exacta, hoy día sabemos con certeza que este aceite posee múltiples usos medicinales y aplicaciones de belleza. Desde ensanchar y fortalecer los cabellos de las cejas a humectar todo el cuerpo, pasando por su potencial como laxante, el aceite de castor resulta ser un producto natural magnífico y casi milagroso.

1. Genera una efectiva humectación
En la actualidad, el mercado ofrece incontables alternativas que prometen humectar de verdad nuestra piel. Pues, si se compara un producto cosmético convencional con el aceite de castor, observaremos que el producto natural hace que la epidermis pierda mucho menos agua que el industrial. En otras palabras, el aceite de castor ayuda a mantener la piel más hidratada por más tiempo.

La mejor forma de utilizarlo es aplicando algunas gotas de forma tópica sobre las áreas del cuerpo donde la piel tiene mayor grosor (talones, codos y rodillas). Si, de todas formas, no quieres renunciar a la crema industrial que ya usas, el aceite de castor puede igualmente aportar sus beneficios, ya que si se lo aplica sobre otro producto realza y potencia los efectos del cosmético. ¡No tiene desperdicio!, ¿verdad?

2. Brinda una potente acción de limpieza

Se ha demostrado que el aceite de castor no solo humecta la piel, sino que también la limpia de manera efectiva. Este proceso se da porque el aceite atrae aquello que debe limpiarse y facilita su eliminación.

3. Actúa como máscara protectora del color
De la misma forma que mantiene la hidratación del cuerpo, el aceite de castor se encarga de proteger el color del cabello. Algunas investigaciones han comprobado, además, que este aceite mejora el brillo del cabello. El ácido ricinoleico es el responsable por incrementar la circulación sanguínea en el cuero cabelludo, lo que, en definitiva, se traduce en una cabellera fuerte y saludable.

4. Estimula el crecimiento del cabello

El aceite de castor contiene entre sus componentes vitaminas, ácidos grasos, antioxidantes y proteínas que fortalecen cada hebra y estimulan el crecimiento del cabello. Si vas a aplicarlo directamente sobre el cuero cabelludo o las cejas, prueba primero con una pequeña cantidad y ten siempre la precaución de que no ingrese en zonas sensibles, como los ojos.

5. Actúa como un laxante natural
Varios estudios han mostrado que, gracias al ácido ricinoleico (su principal ácido graso), el aceite de castor estimula el buen funcionamiento del sistema digestivo y una correcta eliminación.

Los beneficios medicinales y de belleza que aporta el aceite de castor son realmente magníficos. Esperamos que estos datos te inspiren para incorporarlo a tu rutina de belleza.

Fuente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here