Pequeños o grandes, el cine hace algún tiempo está haciendo sus pasos para romper con las etiquetas y roles de género. Los mismos estudios Disney decidieron otorgar el papel principal de la nueva trilogía de Star Wars a Rey (Daisy Ridley) e incluso sus princesas de animación han dejado de ser sumisas o un bello objeto al que adorar en Brave, Frozen o Vaiana.

Ellas pueden ser guerreras, mujeres con poder o atracadoras sin nada que envidiar a sus colegas masculinos. Ese era el reto de Ocean’s 8, estrenada recientemente en nuestras pantallas. En este caso fue otra major como Warner Bros la que decidió que, diecisiete años y dos secuelas después de la película original de 2001, Ocean’s Eleven de Steven Soderbergh, era el momento para realizar la versión femenina.

Sin Los juegos del hambre, Ocean’s 8 no hubiera existido. “Me encantó mostrar a Jennifer (Lawrence) en ese papel y empoderada de un modo en el que chicos y chicas estuvieran en un plano de igualdad”, aseguró Gary Ross, el director y también el principal impulsor del proyecto, en unas declaraciones a Entertainment Weekly.

La idea es la misma, un thriller cool y original, que atrape al espectador, y no un simple desfile de estrellas. Si el objetivo original de ellos era apoderarse del dinero de unos casinos, ellas se han decantado por un espectacular y valioso collar de diamantes, tasado en nada menos de 150 millones de dólares. Una joya tan especial que incluso tiene nombre, The Toussaint.

La líder de la banda de atracadoras es Debbie Ocean, la hermana menor de Danny que interpretó George Clooney, y Frank Sinatra en la película original de los años 60. Si en su precedente Clooney estaba lustrosamente acompañado de Brad Pitt o Matt Damon, entre otros; aquí es Sandra Bullock la que se rodea de nombres como Anne Hathaway, Cate Blanchett o la cantante Rihanna.

Y los planes han salido bien, al menos cinematográficamente, para Debbie Ocean y su pandilla. Alejándose del recuerdo de la odiada y vilipendiada versión femenina de los Cazafantasmas,Ocean’s 8 se ha ganado el beneplácito general de la crítica, aprobada con nota, y también el de la taquilla.

De momento lleva más de 250 millones de dólares recaudados, de ellos 130 en Estados Unidos. Su presupuesto fue de 70. En los cines españoles un millón y medio de euros en diez días.

Los antecedentes, en cuanto a versiones femeninas, no auguraban un éxito fácil. Este mismo mayo llegaba a nuestras pantallas la comedia #Sexpact, considerada la versión no oficial pero con chicas de American Pie; y hace un año Una noche fuera de control protagonizada por Scarlett Johansson, una especie de Resacón en Las Vegas con féminas. Dos propuestas que tampoco se libraron de ser completamente ignoradas por el público.

Casos similares al de la secuela de 1994 El nuevo Kárate Kid con una joven Hilary Swank (que luego ganaría dos Óscar a la mejor actriz, por Boy’sn Don’t Cry y Million Dollar Baby) intentando ser el recambio perfecto para el personaje que encarnó Ralph Macchio. Pero que pasó con más pena que gloria por los cines, quizá porque en el fondo el argumento y la fórmula era repetida.

El nuevo Kárate Kid (1994)

En los últimos años también se ha venido anunciando un proyecto que no termina de arrancar. Se trata del spin-off en femenino de Los mercenarios (The Expendables) de Stallone, y que en inglés se conoce ya como The ExpendaBelles. Se han ido barajando nombres como Angelina Jolie, Cameron Diaz, Milla Jovovich e incluso Meryl Streep.

Y un buen revuelo levantó hace unos meses el anuncio de los directores Scott McGehee y David Siegel (¿Qué hacemos con Maisie?) asegurando que querían realizar una versión con chicas del clásico de la literatura El señor de las moscas de William Golding, publicado en 1954 y que ya dio lugar a una notable película en 1963 y otra de 1990.

Entre otras voces críticas, algunas feministas consideraron que las situaciones que recrea la novela, de relaciones de dominio y sumisión, o para contrastar barbarie y civilización, no eran extrapolables al mismo caso si en su lugar lo protagonizaran unas muchachas. Sin embargo, sí que existe una novela considerada como la versión femenina de la obra de Golding: Beauty Queens de 2001 y escrita por Libba Bray.

De los superpoderes a una agente Bond o Indiana Jones

Los superhéroes de Marvel puede que pronto tengan película en solitario a la Viuda Negra (Scarlett Johansson), o al menos ya hay directora, Cate Shortland; y la que está en marcha es la dedicada a Carol Danvers, alias la Capitana Marvel. El estreno está previsto para marzo del año que viene protagonizada por Brie Larson, ganadora del Óscar por La habitación.

Los mutantes de X-Men tendrán aventura en exclusiva para su Fénix Oscura, en febrero de 2019 e interpretada por Sophie Turner (Sansa Stark en Juego de tronos), aún de la mano de la productora Fox; y los superhéroes de DC Comics vivieron el pasado verano el taquillazo de Wonder Woman con Gal Gadot. Ya está en marcha la secuela, también para noviembre del año que viene, titulada Wonder Woman 1984.

Wonder Woman 1984En los últimos tiempos se ha venido reivindicando una Bond mujer. De momento, Angelina Jolie en el thriller de espionaje Salt (2010) ha sido la propuesta más parecida a un filme tipo agente 007. En cuanto a Indiana Jones y su anunciada quinta entrega, el mismo Spielberg aseguró que no le importaría que la protagonista fuera una mujer. Precisamente Angelina Jolie como Lara Croft en Tomb Raider, o este mismo año Alicia Vikander en la piel de la famosa heroína de los videojuegos, ha sido lo más cercano a una Indy femenina.

Pero en este intercambio de roles ninguno como el de Hamlet. La inmortal obra de Shakespeare tuvo a la actriz sueca Asta Nielsen recitando el “Ser o no ser” en una película muda de 1921. Aunque para realizarla tuvo que ser ella misma quien la produjera.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here