Queremos explicar qué esperar a nivel físico y emocional, las últimas pruebas a realizar, qué mantener bajo control para no correr riesgos innecesarios.

El embarazo acaba en el momento en el que se da a luz, pero  ¿cuándo comienza exactamente el último mes y cuándo termina? No hay una respuesta válida para todos, dado que se considera que los embarazos fisiológicos terminan a las 37/38 semanas, así como a las 42 semanas.

Con el hecho de que la presunta fecha de parto es muy indicativa y en condiciones fisiológicas puede caer en cualquier momento entre las 37/38 y 42 semanas, hay mujeres para quienes el último mes de embarazo va de las 34 a las 38 semanas , mientras que para otras va de la 38 a las 42 semanas .

Dependiendo de cada embarazo, las pruebas y controles a los que someterse pueden variar. Entre los que puede que se hagan está la ecografía o un ultrasonido del tercer trimestre, aunque si el embarazo está siendo bueno es posible que ni se haga.

Lo mismo ocurre con la cardiotocografía o también llamado «monitero». Una prueba que se suele proponer cuando la mujer ya ha alcanzado las 40 semanas o en ocasiones, dependiendo del embarazo, es posible que se recomiende hacer antes.

También entre las pruebas que se pueden hacer para el último mes de embarazo está el exudado vaginal y rectal, que se realizará a las 36-37 semanas y algunas pruebas hematológicas e infecciosas. Obviamente, si el embarazo está en riesgo por algún motivo, la prueba será diferente, personalizada y más denso.

 

¿Qué hace el bebé en el vientre?

La maduración de los diversos órganos del bebé se completa alrededor de las 34 semanas. A partir de este momento, su principal ‘compromiso’ es crecer, aumentando en tamaño y de peso. Además, experimenta el espacio dentro del útero haciendo movimientos para encontrar la mejor posición para el parto.

No debemos confundir estos movimientos con el hecho de que el bebé se esté colocando definitivamente, ya que esto no suele producirse hasta el último momento, sino que son movimientos de rotación y de posición de la cabeza. Si durante el parto la cara mira la espalda de la madre, el parto tenderá a ser un poco más fácil y rápido que cuando la cara mira el vientre de la madre .

 

Presta atención a sus movimientos/ Existe un cliché generalizado de que los bebés se moverían menos en el último mes de embarazo porque no tendrían más espacio para hacerlo. Esto no es así para nada : tal vez el tipo de movimiento cambia, por ejemplo, hay menos saltos y más patadas o «empujones» con las manos, la cabeza y el trasero mientras se toman medidas con la pelvis de la madre, pero el niño se mueve y lo hace bien. Es esencial prestar atención a su comportamiento para mantener la situación bajo control y evitar incluso riesgos importantes, como la muerte en el útero.

No tenemos porqué alarmarnos, tan solo fijarnos y de hecho podremos conocer mucho del temperamento de sus hijos . ¿Se mueve mucho o poco? ¿Con qué tipo de movimientos? ¿A qué hora del día o de la noche?. Todas estas observaciones se aprenden para comprender cuál es el comportamiento «normal» y habitual, del niño. Si hay variaciones significativas de este comportamiento, es bueno consultar a su ginecólogo o ir a la sala de emergencias obstétricas para un chequeo. En la mayoría de los casos, todo estará bien, pero las anomalías de movimiento también podrían ser el indicador de una situación peligrosa que no se puede detectar de ninguna otra manera.

 

Las últimas molestias / Una cosa que puede notar es la intensificación de las contracciones de Braxton-Hicks , esas contracciones de prueba que entrenan al útero a las verdaderas contracciones del parto e invitan al bebé a encontrar diferentes posiciones, empujándolo más hacia abajo. Las reconocerás como fuertes tensiones en el vientre, que comienzan desde arriba y se extienden hacia abajo, y afortunadamente son indoloras.

 

La importancia de beber / Mantener un buen nivel de hidratación es esencial para prevenir muchos problemas: desde infecciones al tracto urinario, un factor de riesgo de parto prematuro, hasta caídas de presión (y si la presión baja demasiado, corres el riesgo de desmayarte), hasta una reducción excesiva del líquido amniótico.

La correlación entre la hidratación y el líquido amniótico es mínima, pero existe: beber adecuadamente, al menos dos litros de agua al día , ayuda al cuerpo a funcionar mejor, teniendo la cantidad adecuada de líquidos disponibles. Y con un volumen adecuado de líquido, incluso al bebé encuentra menos difícil encontrar su posición ideal para el parto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here