Obviamente la respuesta es NO, sin embargo, debes saber que la ciencia encontró que cuanto más temprano se vaya tu bebé a la cama, más horas dormirá, y que mantenerles despiertos esperando que se levanten menos temprano podría ser contraproducente.

Publicado en la revista Sleep Medicine, el estudio dio seguimiento a los hábitos de sueño de un grupo de bebés durante una semana a los seis, 15 y 24 meses de edad, con el objetivo de encontrar cómo se asociaban las rutinas y horas de dormir con la cantidad total de horas de descanso.

Se colocó a cada bebé un actímetro, que es una especie de pulsera en forma de reloj, para monitorear y dar seguimiento a su rutina de sueño de forma no invasiva, además de realizar encuestas a sus madres acerca de sus hábitos de sueño, llenando un cuestionario acorde a las edades en las que se realizaron los análisis.

Tras revisar los resultados, se encontró que acostar a los bebés temprano ayuda a que duerman tiempos más prolongados durante la noche, y que aquellos que dormían más temprano, solo despertaban ligeramente antes a la mañana siguiente.

Por otro lado, también se encontró que aquellos bebés a los que no se les daba de comer con la intención de ayudarles a dormir, dormían por más tiempo que aquellos a los que se les deba de cenar con la esperanza de que durmieran más profundamente.

En general, mantener una rutina de dormir consistente y acostar a los bebés más temprano, estaba asociado a noches de sueño más largas, y los investigadores concluyen que mantener a los niños despiertos hasta tarde, con la esperanza de que despierten menos temprano puede ser contraproducente, pues en realidad dormirían menos.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here