¿Quién no ha escuchado alguna mentira sobre la maternidad? Algunas son frases hechas y otras fantasías que de tanto oír y repetir acabas creyendo. Prepárate que te contamos las más sonadas para que no puedas decir que no te prevenimos.

Dicen que a maternidad cambiará tu vida

Quien te diga esto es que no ha vivido la experiencia de la maternidad o bien se le ha olvidado lo que era. Cambia por completo. Los ritmos, los horarios, las rutinas, las horas de sueño, el tiempo en pareja y, sobre todo, las prioridades.

Dicen que nunca más estarás sola

Si fuera cierto los psicólogos no hablarían del “síndrome del nido vacío”. Cuando los hijos se convierten en adolescentes o se independizan, puedes sentir la casa más vacía. En cualquier caso, no es que nunca más estés sola, sino que nunca más vas a volver a vivir tan despreocupada porque desde el momento en el que tienes un bebé, incluso antes de tenerlo, no dejas de preocuparte nunca porque esté bien y crezca sano y feliz.

¿Los hijos unen a las parejas?

Es totalmente todo lo contrario. El agotamiento, las horas sin dormir, y las diferencias a la hora de establecer las normas pueden hacer mella en la pareja. Por eso es muy importante que haya mucha comunicación y nunca contradecirse delante de los hijos.

Dicen que perderás la cabeza

Olvídate de ser una súper mamá o no disfrutarás de la maternidad. No puedes pretender abarcarlo todo. Trabajar fuera de casa, criar a tu bebé, encargarte de las labores del hogar, cuidar de ti misma, tener tiempo para las amigas… ¡Es imposible! Por mucho que intentes organizarte, el día no dispone de tantas horas.  Asimilarlo será esencial para no agobiarte.

Dicen que debes comer por dos

¿Cuántas veces lo has escuchado? Totalmente falso. No es cierto que debas comer el doble sólo porque esperas un bebé. Tienes que aumentar la ingesta de calorías nutritivas según vaya creciendo tu barriga, pero eso no significa que debas comer por dos o aumentar la cantidad en tus comidas.

Y ¿el sexo?

Todavía hoy, algunas mujeres piensan que es peligroso mantener relaciones sexuales durante el embarazo. No sólo no es así, sino que en este periodo la libido de la mujer es mayor y las relaciones sexuales suelen ser más placenteras ya que aumenta el flujo sanguíneo en la zona de la vagina. Salvo que tengas un embarazo de alto riesgo o el médico te haya recomendado que no practiques sexo, haz el amor con tu pareja cada vez que te apetezca y siempre que te sientas cómoda.

Dicen que la forma de la barriga te indica el sexo del bebé

Cuando tu barriga empieza a ser incipiente, probablemente escuches “tiene toda la pinta de ser niña” o “va a ser niño” en función de la forma de tu barriga. Es totalmente falso que la forma de tu tripita determine el sexo del bebé, ya que son otros muchos factores como tu constitución, el estado de tus abdominales, el tamaño del feto… los que hacen que tu barriga tenga ese aspecto.

Antes de creerte ninguna de las mentiras sobre la maternidad, recuerda que es una aventura única, irrepetible e incomparable que sólo tenéis que vivir a vuestra manera. De igual forma que cada peque es único, cada madre y cada pareja tiene una forma diferente de educar y criar a sus hijos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here