Exactamente, ¿qué significa tener alma libre? de seguro muchas personas pensarán que tienen que ver con un estilo de vida desenfrenado o de personas que actúan sin pensar en las consecuencias de sus acciones, pero la verdadera libertad no tiene nada que ver con esto, sino con la tranquilidad de vivir con uno mismo.

Alma libre es aquella persona que no siente ataduras ni limitaciones de tipo espiritual o mental. A decir verdad es una cualidad que no es fácil de alcanzar, pero que sin duda se puede lograr. Ser una mujer alma libre consiste en sentirte capaz de lograr lo que te propones, de ser feliz, de vivir con tranquilidad y de sentir satisfacción con tu vida.

Es alejarte del apego material y emocional, pero a la vez, es tener un corazón grande y bondadoso que no tiene miedo a dar y recibir amor.

1.- Dedicas tiempo para ti misma y para hacer las cosas que te gustan

Ver la televisión cuando regresas del trabajo, no es una actividad de tiempo libre, es una distracción. Es importante darte el tiempo para nutrirte con las cosas que te más te gustan, ya sea una actividad artística, deportiva o altruista.

Las mujeres con alma libre hacen esto, no dejan que el trabajo y el caos de la vida diaria les consuma, pues se dan el tiempo y el espacio para realizar aquellas actividades que les hacen sentir vivas, relajadas y felices.

2.- Sabes disfrutar tu tiempo a solas

Las mujeres de alma libre son esas que disfrutan mucho estar con sus seres queridos, amigos o incluso su pareja, pero que no dependen emocionalmente de ellos para sentirse felices. Les gusta tener su propio espacio porque es un sitio donde se sienten libres y tranquilas y por eso mismo defienden su derecho a esta privacidad.

Si tienes la capacidad de sentirte igual de bien estando sola o acompañada, entonces no hay duda de que no hay limitaciones ni miedos en tu vida. Es un reflejo claro de que te amas a ti misma y que aprecias tu propia compañía.

3.- Tienes claro que una pareja no lo es todo

Con esto no quiero decir que rechaces el amor o que te sientas “amargada”, ¡para nada! Al igual que el resto de las personas te gusta amar y ser amada, pero la diferencia es que no estás obsesionada con tener un novio o una pareja para poder sentirte completa en tu vida.

Aprecias el amor y te gusta conocer personas cuando se da la oportunidad, pero no te sientes miserable si no hay alguien a tu lado. Las mujeres de alma libre son así, no dependen de nadie para sentirse valiosas, hermosas y felices, razón por la que muchas veces no son comprendidas por ciertos hombres.

4.- No te gusta que te digan qué hacer o como vivir tu vida

Las personas posesivas o controladoras no son tu favoritas, pues no eres una mujer sumisa que calla sus ideas con tal de complacer a otros. Tu alma libre te pide seguir tu propio camino y tomar tus propias decisiones. También implica lidiar con las consecuencias de esas decisiones, cosa que siempre haces.

No te gusta cuando las personas quieren decirte qué hacer y cómo hacerlo, especialmente cuando es para su propio beneficio, pero eso no quiere decir que no aceptes consejos y sugerencias, de hecho te gusta aprender de otras personas y tienes mucho respeto por tus superiores, aún así, no dependes de ellos, solo los tomas como un referente para tomar tus propias decisiones.

5.- El apego no te causa sufrimiento

Si tienes alma libre entonces te gusta avanzar sin mirar atrás. Muchos creen que alguien que no tiene apegos es alguien que no sabe querer o apreciar, pero es todo lo contrario.

Vivir sin apegos es aceptar que todas las cosas en la vida tienen un ciclo y que estamos expuestos a muchos cambios, esto también implica tener respeto y amor por uno mismo, igual que el amor que sientes por los demás. Sabes sobreponerte a los dolores de la vida y los superas de manera definitiva porque sabes que no vale la pena sufrir por algo que no tiene remedio, que ya pasó o que simplemente no va a pasar.

Fuente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here