Hay tres factores desencadenantes. Uno de ellos es la agresión directa de la orina o el popó con la piel, la frecuencia que se cambia el pañal y de tercera la piel de cada bebé.

En cuanto uno nota que el bebé se hace pipi o popo esto favorece la rozadura, por eso recomienda «espiar» el pañal.

hay muchos mitos que los padres suelen escuchar y terminan pensando que todo es cierto.

Por ejemplo al uso de fécula de maíz, pero no está recomendado porque genera mayor resequedad.

Cuando se usan las toallas húmedas se deben evitar que estén perfumadas.

Asimismo, el uso de los talcos está restringido en cada cambio de pañal, porque en la actualidad es difícil conseguir talcos especializados.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here