Acudir al doctor y hacerte una revisión general siempre es una buena idea. Según expertos, las revisiones regulares con tu médico son importantes y de prioridad para tu salud, incluso si te sientes sano. Descubre los beneficios de hacerte exámenes rutinarios.

Sin duda alguna las visitas anuales son una gran manera de poner atención a tu salud y prevenir alguna enfermedad.

«Visitar al doctor cuando te encuentras bien, en vez de esperar a estar enfermo, permite que trabajes en la prevención de problemas serios».

Sin embargo, algunos médicos señalan que el término «revisión anual» es engañoso, y es preferible que los pacientes acudan a «visitas regulares». Esto puede significar cada año, o una vez cada dos años deberías consultar con tu doctor para determinar qué significa «regular» para tu cuerpo, y siempre ver al médico si algún susto aparece en el examen.

Aquí están los principales beneficios de los exámenes rutinarios:

Las visitas regulares pueden ayudarte a descubrir problemas silenciosos.

Seguramente, tu doctor buscará condiciones como presión sanguínea alta, problemas de la tiroides, entre otros. Es posible que tu doctor haga pruebas de sangre para examinar tus niveles de hierro, colesterol, y cualquier tipo de alergias. Estos exámenes también pueden encontrar infecciones de transmisión sexual.

Adicionalmente, tu doctor puede identificar problemas de salud mental durante los chequeos regulares – algo que muchas personas pueden olvidar o ignorar.

«Las revisiones de rutina o ‘chequeos’ le dan a tu doctor la oportunidad de conocer tu estado normal y notar cuando estés ligeramente alterado».

Puedes detectar enfermedades rápidamente.

Tu médico es capaz de ver signos de enfermedades que tal vez tú no sabías que existían, y una detección temprana permite un tratamiento rápido.

«Las revisiones y los exámenes de rutina pueden ayudar a detectar enfermedades antes de que los síntomas de alerta aparezcan, dándote mejores opciones de tratamiento, y en algunos casos, curas».

Puedes aprender qué camino tomar para mantenerte sano.

¡No te confíes! Si estás saludable, un examen físico puede darte tiempo de conversar cara a cara con tu doctor para discutir cualquier problema de salud que pueda surgir en el futuro. Esto incluye recomendaciones de estilo de vida u orientación a especialistas.

«Una conversación honesta y abierta que incluya tus necesidades preventivas para la salud es la intervención médica más valiosa y saludable que un paciente puede tener».

Los exámenes regulares pueden establecer una buena relación con un doctor.

La confianza con tu doctor es simplemente necesario si buscas que te den consejos. Los chequeos constantes pueden ayudarte a encontrar alguien en quien confiar y construir una relación con ellos.

«Una conversación regular, honesta y abierta con tu doctor, es invaluable para reconocer maneras de mantenerte saludable y acciones que puedes tomar antes de que cause más daño o sufrimiento».

Ahora que ya sabes los beneficios que puedes obtener acudir a tus revisiones más frecuentes de los normal no debes pasarlo por alto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here