La pequeña Greenlee Marie Buckley, de diez años, ha muerto electrocutada en su hogar de Texas mientras intentaba rescatar a dos gatitos que se encontraban detrás de una secadora.

La muerte se produjo el sábado por la tarde, y pese a la pronta llegada de un equipo de emergencias que trató de reanimarla, no se pudo hacer nada por su vida.

Según ha declarado su madre a medios locales, la pequeña Greenlee era una gran amante de los animales que colaboraba con protectoras de animales y su sueño era ser veterinaria «Seguro que está en el cielo, recibiendo el cariño de todos los animales que ella amó con todo su corazón».

En recuerdo y honor de la pequeña, su familia está pidiendo que, en lugar de flores o tarjetas, se hagan donaciones en su nombre para ayudar a los animales necesitados de Texas y de momento ya han sumado casi 7.000 dólares.

La instalación de la casa, en la que la familia vivía de alquiler, está siendo revisada por completo y la madre de Greenlee ha aprovechado para recordar la importancia de contratar profesionales para cualquier labor relacionada con la electricidad en el hogar.